Instituto Literario de Veracruz

Canto 116

Canto 116

Ezra Pound

Vino Neptuno
a su mente saltando
como delfines,
esos conceptos que la humana mente ha alcanzado.
Construir el Cosmos-
alcanzar lo posible-,
Muss. Hundido por un yerro,
pero el registro,
el palimpsesto-
una pequeña luz
en la oscuridad enorme-,
cuniculli-.

Un viejo “maniático” muerto en Virginia.
Jóvenes desprevenidos aplastados por documentos,
la visión de la Madona
sobre las colillas de cigarros
y sobre el portal
“Hemos hecho un montón de leyes” (mucchio di leggi)
Litterae nihil sanantes
de Justiniano,
Una maraña de trabajos incumplidos.
Trae la gran bola de cristal;
¿quién la puede levantar?
¿Puedes penetrar en la gran bellota de luz?
Pero la belleza no es la locura
aunque mis errores y fracasos me rodeen.
Y no soy un semidiós,
no consigo lograr que coincidan.
Si en la casa no hay amor está vacía.
La voz del hambre no fue oída.
¿Cómo penetró la belleza entre tanta oscuridad?
Dos veces belleza bajo los olmos-
¿Para ser salvada por ardillas y grajos?
“plus j´aime le chien”
Ariadna.
Disney contra los metafísicos,
y Laforge era más de lo que ellos creían.
Spire me agradeció por esto
y he aprendido más de Jules
(Jules Laforgue) desde entonces
ahondando en él,
y Linneo,
chi crescerá li nostri-
pero acerca de ese terzo,
tercer cielo,
esa Venus,
de nuevo todo es “paraíso”
un hermoso calmo paraíso
sobre el matadero,
y trepar un poco
antes de levantar vuelo,
para “volver a ver”,
el verbo es “ver, no andar más allá”
y todo coincide muy bien
aun cuando mis notas no coincidan,
muchos errores,
algo de razón,
justifican su infierno
y mi paraíso.
¿Y por qué se equivocaron,
pensando en lo recto?
¿Y quién copiará este palimsesto?
Al poco giorno
O al gran cerchio d´ombra.
Pero seguir la hebra de oro de la trama
(Torcello)
al Vicolo d´oro (Tigullio).
Confesar el error sin perder la rectitud:
A veces tuve caridad,
No logro hacerla fluir.
Un poco de luz, como una vislumbre
Que nos devuelva el esplendor.

Compartir

Sobre el autor

Deja un comentario