Instituto Literario de Veracruz

Aforismos

Aforismos

Giorgia Soresina

En el amor los hombres se preocupan siempre por ser el presente… las mujeres, el futuro.

Compensar en una relación, quiere decir dar al otro los defectos que no tiene.

La amistad es la muerte del amor.

El amor vive sólo de dos cosas: celos y complicidad. Desaparecidos estos, desaparece el amor.

La mujer es un canario, el amor es su jaula.

Ser imperfectos para los otros, quiere decir ser sencillamente perfectos para afrontar la vida.

Hay sólo una diferencia entre las hienas y las Pompas Fúnebres: las primeras se nutren con los muertos, las segundas se enriquecen.

Sumando el pasado y el futuro, el único resultado que se obtiene es el presente.

El género humano se ha vuelto más sofisticado: primero jugaba con las cosas físicas, ahora con los sentimientos.

Las personas que se drogan lo hacen para sentirse diferentes, pero si se les mira bien son todas iguales.

El mal es como un búmerang:
regresa siempre al punto de partida.

La paciencia es sólo la máscara del miedo.

La muerte es siempre muy subjetiva: hay quien muere y continúa viviendo y hay quien vive y continúa muriendo.

La vida es muy extraña: nos dan siempre una fecha para nacer, pero nunca una para morir.

Amar es respirar el aire que el otro exhala.

Amor y odio son dos sentimientos que, en tanto opuestos, tienen el mismo fin: hacerte crecer.
Que el amor sin sentido no puede existir es una gran verdad. Que el sentido sin amor puede existir, también es una gran verdad.

Amor es una palabra que se repite demasiado porque la gente no conoce su verdadero significado.

Amar quiere decir dar todo de sí mismo al otro. Muy pocas personas están realmente enamoradas.

Las ex relaciones son siempre para olvidarlas.
Recordándolas, recordarás tus errores.

Sólo la ignorancia te permite equivocarte. Sólo la inteligencia te permite corregir tus equívocos.

En la mayor parte de los casos, quien te critica es sólo porque no sabe cómo «fregarte». Como en el caso contrario, quien te aprecia «descaradamente» es porque ya ha encontrado el modo para hacerlo.

Los altruistas son siempre felices porque no viven sólo de sí y para sí. Los egoístas lloran siempre de aburrimiento porque después de haber terminado de pensar en sí, no saben qué hacer.

Casarse demasiado joven es un error: no se tiene la cabeza para pensar en sí mismo viéndose en una familia. Casarse demasiado viejo es un error: se tiene demasiada cabeza para pensarse a sí mismo, por costumbre, y pocas ganas de comenzar a pensarse dentro de una familia.

Quien decide enseñar es sólo porque buscando enseñar a los otros busca memorizar aquello que él nunca ha alcanzado a aprender.

La mujer es infiel al hombre por amor,
el hombre por lujuria.

La verdadera belleza es la fusión de la estética
y de la modestia.

Las mujeres más fuertes son aquellas que externamente parecen más vulnerables.

Traducción: Rafael Antúnez

Compartir

Sobre el autor

Deja un comentario