Instituto Literario de Veracruz

Monocordios

Monocordios

Yannis Ritsos

Si te molesta la luz, es culpa tuya.

Odio el negro. Tengo un bastón.

Viento que me has desnudado,
ahora eres mi única vestidura.

Luna sensual, no me cambies las palabras.

Cómo es arduo para la palabra pasar
de la sangre a la poesía.

Si no cierras los ojos de vez
en cuando no creces.

Viejo ciego, qué transparente
es el mundo en tu mirada.

Lo inaprensible lo doy entero.
Nadie lo toma.

Un limón sobre la mesa desnuda. Brilla.

La distancia entre las cosas aumenta
continuamente y las acerca.

La brisa sopla eróticamente
al oído de la rosa.

¿Debo decir a los heridos los
secretos de la luna?

Pétalo de jazmín, en un vaso de agua,
qué lejos me haces navegar.

Deshojas las margaritas. No te dicen nada.
Ponlas en el vaso. Te lo dirán.

Ocaso, la gloria de tus colores esconde el final.

Mi buen viejo, que juvenilmente golpeas
las piedras con tu bastón.

Noche de placer. Poesías abandonadas.

En la vejez continúas al niño que eras.

Nuestra vieja casa tiene ventanas nuevas.
Y todas se abren sobre el mundo.

Oh Poesía. Una barca desaparece
satisfecha, dice Elitis.

Te la pasas bien con el sueño;
no pidas pruebas.

Hermosa bailarina, no hables, baila.

¿Qué prodigio anuncia la voz del vendedor de pescado,
delante del jardín el martes por la mañana?

También es viril el llanto.
Cierto, mas no el lloriqueo.

De noche el mar con sus naves
entra en mi cuarto.

En la hora en que los vendimiadores vuelven a su casa,
se encienden las luciérnagas

¿Mira con los mismos gestos
una alcachofa y una estrella?

Profunda luna de Karlóvasi, sobre los gritos
de las ranas enamoradas.

Quizá, solo el silencio dice toda la verdad.

¿Cómo es posible a un tiempo
la bandera y la poesía?

Sobre mi cuerpo he aprendido el mundo.

Es bueno el vacío. Distingo
los crisantemos en el jardín.

¡Oh boca no besada por lo profundo del canto!

¡Oh ciudad! Yo, el incompetente, pasada
la media noche, tomo el puesto del vigía.

Poesía, no abandones mi cuerpo a los lobos

Traducción: Rafael Antúnez

Compartir

Sobre el autor

Deja un comentario